carlosvillalbamusica.com

Comentarios

LILIANA HERRERO  (cantante)

Sorprendida con Carlos Villalba. Permítanme este estado. Por qué imaginarlo cantor y hacedor de canciones si siempre lo vimos bajo las formas más novedosas de las políticas culturales en diversos ámbitos! Si nuestras conversaciones rondaban los Festivales, las producciones artísticas y las ediciones de discos memorables! Qué ocurre cuando un amigo nos sorprende de este modo?

 

El primer impacto fue azaroso. Viajaba a Porto Alegre, leo el diario que te dan en  el avión y veo la publicidad de su concierto en esa ciudad. Nada me había dicho. Después vino la invitación a cantar en su disco.

 

Las canciones de Carlos Villalba son un pensamiento sobre lo íntimo, son un ruego como su título lo indica: No me olvides. La flor y el ruego. Son un pensamiento sobre lo minúsculo. Lo perdido, la infancia, el amor y la extraordinaria fragilidad de las cosas del mundo. Nada diferente a nuestras conversaciones finalmente-siempre teñidas de ironía y cierto escepticismo que lo caracteriza- pero ahora colocadas en canciones y en su voz, tenue e intensa.

 

Los arreglos, la dirección musical y el piano de Diego Schissi más el contrabajo y producción artística de Ignacio Varchausky provocan un extraordinario sobresalto. Más Mario Gusso en percusión y batería y Alan Plachta en guitarras. Y más aún.  Nada hace pensar que esas canciones reclamaran ese universo sonoro. Pero ocurre. Conmueve la voz de Caroline Neal abriendo el disco con el poema de John Keats, Faery Song para introducirnos a la canción que le da el nombre al disco: Nomeolvides. Así, todo junto. Ruego contra ruego: no me olvides y Shed no tear! oh, shed no tear! (No derramen lágrimas!!!!).

 

Otras Obras

literatura

música

música

seguinos en

2010 Copyright    Todos los Derechos Reservados    www.carlosvillalbamusica.com    Buenos Aires  Argentina

Web Design by TSGN